Propósitos para el año nuevo

Propósitos para el año nuevo

Enviado por Genoveva Mendoza Daroca el Mié, 08/01/2014 - 15:37

Mi meta para el 2014

Durante los primeros días de enero todos nos esforzamos en cumplir los propósitos para el año nuevo, pero la intención suele durar poco y, en apenas unas semanas, vemos desechados nuestros objetivos, escritos a menudo de manera automática.

Ir al gimnasio, dejar de fumar, adelgazar tres kilos, cambiar de estilo de vestir, organizar mejor la casa… Algunos objetivos los heredamos año tras año, sólo con leerlos nos salen sarpullidos y los miramos de reojo confiando en que por arte de magia el objetivo se vea cumplido sin esfuerzo a final de año. Pues bien, esto no va a ocurrir, así que, ahora que aún estamos a tiempo de aprovechar este 2014, os propongo algo: tirad a la basura esa lista de propósitos. No sigáis frustrándoos, no lo queréis en realidad. Pensad en qué retos son los que de verdad queréis asumir.

En mi opinión existen dos categorías de objetivos: VOLUNTAD Y TIEMPO. Para cumplir vuestros propósitos, buscad alternativas que lleven a fines parecidos y os resulten más alcanzables, pero no volváis a caer en la trampa de los objetivos incumplidos que se repiten año tras año. Las cosas ocurren cuando tienen que ocurrir, ni antes ni después, y, si realmente está en vuestro “cuaderno”, un día tendréis la VOLUNTAD de hacerlo y simplemente lo haréis, aunque no sea el 1 de enero.

Pero también nos planteamos otros objetivos más profundos que casi siempre tienen que ver con las personas queridas o con nuestro proyecto de vida. No cumplirlos no sólo nos frustra, también nos duele. No cumplirlos nos hace sentirnos peores personas. Por eso, ante estos objetivos os animo a plantar cara a la realidad, porque son alcanzables y es importante que los alcancéis. Me refiero a estar MÁS tiempo con mis hijos, dedicar MÁS tiempo a mi madre/padre, salir antes del trabajo para dedicar MÁS tiempo a mis aficiones, estar MÁS tiempo con mis amigos, MÁS tiempo para mi...

Sin embargo, el 2014 no viene con más tiempo. Siento ser una aguafiestas pero tiene los mismos días, horas y minutos que el resto de los años. La buena noticia es que, aunque no tengamos más horas, sí podemos cambiar sustancialmente nuestro resultado este año. No podemos incrementar el tiempo pero si “subjetivizarlo”, hacer que su valor incremente sustancialmente dando como resultado una sensación de que hemos aumentado nuestras horas en el día.

Nuestra experiencia nos ha demostrado que el tiempo, si se planifica, se multiplica. La pasividad y la inercia nos hacen malgastarlo. No es lo mismo el valor de una tarde llevando el coche al taller que tomando un café con un amigo.

Basta con poner en práctica el simplísimo ejercicio de hacernos con un calendario, visualizar el mes en blanco y, siendo realistas, reservar pequeños espacios para todas esas cosas que se nos están quedando por el camino. Reservad una tarde a la semana a vuestros hijos, pareja… a esa persona que se lo merece. Sólo hace falta ponerlo en el calendario y avisar a quien corresponda, que esa tarde, los miércoles por ejemplo, saldréis a vuestra hora del trabajo (decídselo, porque verbalizarlo a los demás ayuda a cumplirlo). Da igual que sea una noche al mes para quedar con los amigos, dos cuartos de hora a la semana para hablar con vuestra madre o un hueco para hacer el curso que hace tiempo que os apetece, lo importante es reservarlo, organizarlo y cumplirlo; porque para vosotros es importante.

En easylife hemos comprobado el impacto que tiene para las personas que nos ocupemos de realizar las tareas que roban esos pequeños espacios que podríamos dedicar a lo realmente importante. Muchos de nuestros clientes han invertido el valor de ese tiempo, el tiempo que antes dedicaban a llevar el coche al taller o comprar un regalo, en lograr alguno de sus objetivos. Ese es nuestro mejor propósito para 2014 poder contribuir a que los objetivos de TIEMPO sean una realidad para nuestros clientes.

Genoveva Mendoza